Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El arte europeo

Aunque importante para cualquier historia de las ideas, el arte cristiano producido en el imperio bizantino es, sin embargo, muy diferente de las concepciones artísticas posteriores. Desde Giotto en adelante, el arte europeo no es únicamente una sucesión de formas cambiantes sino de artistas, individuos identificables que realizan innovaciones, tienen ideas propias e influyen en quienes les suceden como ellos fueron influidos por sus predecesores.

En Bizancio, en cambio, los artistas eran considerados artesanos y poco más. (Solo conocemos el nombre de un pintor bizantino, Teófanes el Griego», activo en Rusia a finales del siglo y del siglo Lo mismo puede decirse de la arquitectura: sabemos que Antemio e Isidoro construyeron para Justiniano la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla, pero eso no es todo además, como el arte bizantino evolucionó de forma tan lentamente.

No obstante, ello no reduce su importación estancia, ya que es el primer arte cristiano plenamente desarrollado, el primero que creó una iconografía para representar las ideas cristianas. En vista de lo que ocurriría luego, es importante empezar señalando que nada indica que Jesús hubiera manifestado que las imágenes figurativas le ofenden.

No obstante, para los cristianos primitivos las artes visuales tenían mucha menor importancia que la escritura y, por tanto, nunca desarrollaron un programa de simbolos e imagenes.

Cuando Diocleciano perseguía a los cristianos en 303, la iglesia de éstos en Cirta contenía esculturas, cálices y candelabros de bronce, pero no se menciona que hubiera altar. De hecho, antes del siglo II no hay nada que pueda denominarse arte cristiano. A pesar de la actitud neutral de Jesús, muchos de los primeros cristianos, quizá por influencia del judaísmo, no conciben la posibilidad de un arte visual de carácter religioso. Clemente, obispo de Alejandría en el siglo III, señaló a los fie les que aunque los cristianos tenían prohibido hacer ídolos como los que veneraban los paganos, si se les permitía hacer signos (como el pez o la barca) para indicar propiedad o como firma. La paloma era un símbolo del cristiano en el mundo, siguiendo a Mateo 10, 16: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed pues, prudentes, como las serpientes y sencillos como las palomas».

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario