Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Usos inesperados de los imanes para neveras

A veces nos damos cuenta que aquellas cosas que terminamos viendo y hasta usando a diario, terminan teniendo usos particulares que nunca nos damos cuenta que tienen. Algo así siempre termina ocurriendo con elementos de tecnología como los teléfonos móviles por ejemplo.

Esa clase de objetos cuentan con tanto potencial dentro de su configuración que la gran mayoría termina usando o dándose cuenta de menos de la mitad de todo lo que se puede hacer con ellos.

Pero desprendiéndose de la figura de la tecnología aquí es necesario destacar que hasta lo monótono y decorativo tiene en sí mismo capacidades casi nunca empleadas. Y si nos centramos en un elemento que siempre está ahí como lo es el caso de los imanes para nevera, las aplicaciones de los mismos pueden ser verdaderamente sorprendentes mira cómo puedes personalizar tus imanes en www.imangram.es.

Básicamente se puede decir que es difícil concebir la existencia de una nevera hogareña sin un imán pegado en la puerta del refrigerador. Y la razón pues termina viniendo unida a ese deseo de dar color a todo en nuestro hogar.

Razón por la cual esas monótonas puertas unicolores demandan con creces ser decoradas con el estilo de la casa o vivienda en cuestión. Lo que nos lleva directamente como el metal es atraído a esta figura de los imanes decorativos.

Los usos que tienen

Adentrándonos en los usos casi siempre desconocidos, un imán para nevera hace mucho más que pegarse en la puerta de esta, ya que encierra dentro de ese negro elemento de la parte trasera de la figura en cuestión la fuerza proporcional al tamaño para atraer el metal, e incluso ayudarnos a sostener objetos.

Debido a esto el primer uso que pocas veces les es dado es en sostener nuestra agenda diaria en la cocina o recordatorios para nuestros familiares. En este sentido no hay mejor lugar para un memo ya que todos siempre terminamos usando la nevera en algún momento.

Y si pasamos a funciones como ayudarnos a buscar esos zarcillos perdidos debajo de la cocina, o de detectar esa pieza de metal que se nos fue a un lugar recóndito de la casa, entonces los usos crecen exponencialmente.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *