Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿PRESTAMO O CRÉDITO?

Debido a una mala formación financiera en la mayoría de la población la gente no sabe muchas veces que servicios contrata ni las diferencias entre unos y otros. Sin ir más lejos es muy difícil encontrar a alguien que no tenga una formación específica en temas de economía o empresariales o que esté directamente relacionado con el tema de las finanzas que sepa diferenciar un préstamo de un crédito, para la mayoría de las personas es lo mismo pero en realidad no lo es.

Cuando escuchamos la palabra crédito en realidad se refiere a una línea de crédito que nos ofrece cualquier banco donde tengamos domiciliada nuestro nómina o ingresos a través de una tarjeta de crédito. Una línea de crédito se basa en tener un dinero a mayores del que tenemos en el banco, así en el caso de que nos quedemos sin dinero en nuestra cuenta, podremos seguir pagando con nuestra tarjeta de crédito hasta que se llegue al máximo de crédito concedido que suelen ser 2000 o 3000 euros. Ni que decir tiene que ese dinero que utilizamos de más se descontará en cuanto ingresemos una nómina añadiendo un porcentaje de interés que es bastante alto en comparación con el de un préstamo.

En cuanto a los préstamos los hay de muchos tipos. Existen los préstamos rápidos que aunque son de escaso papeleo suelen tener un interés muy alto. Lo mejor es informarse en alguna web de internet como prestamospersonalesnet o en algún comparador de préstamos.

Las condiciones principales de los bancos a la hora de conceder un préstamo se dividen en generales y específicas. En las características generales se suele especificar la cantidad prestada, el plazo de los pagos para la devolución del préstamo y la aceptación del acuerdo por ambas partes, el receptor del dinero se compromete a devolver el dinero a través de los plazos de forma regular. Aparte de las condiciones generales existen también las específicas que son las que definen la naturaleza del préstamo. Entre las condiciones específicas aparecerá la documentación que debe aportar el solicitante del dinero al banco o entidad de crédito para poder acceder al préstamo, el tipo de interés que se aplicará a tu préstamo que viene siendo el porcentaje de dinero que se sumará a la cantidad que has solicitado y que debes devolver, las comisiones que son los honorarios que te cobra la entidad por sus servicios y las condiciones en caso de impago.

En cuanto a los tipos de préstamo los más populares son los préstamos rápidos sin nomina o propiedades, que son préstamos que se conceden sin aportar apenas documentación, tan sólo un teléfono y un correo electrónico válidos, sin tener que aportar ninguna nómina ni ningún tipo de aval. La cantidad de dinero que se concede con un préstamo rápido suele rondar los 300 euros y se suele tardar en torno a 10 o 15 minutos en saber si tu préstamo está concedido y comprobar que el dinero está ingresado en nuestra cuenta. Los intereses en este tipo de préstamos suelen ser elevados pero la primera vez que accedes a uno de estos préstamos suelen hacerte alguna promoción e incluso hay alguna compañías de crédito alojadas en la web que el primer servicio te lo hacen gratis teniendo que devolver tan solo la cantidad solicitada en un plazo de 30 días.

CONSEJOS PARA TRAMITAR TU PRÉSTAMO SIN PAPELEOS.

Lo primero que ha de hacerse antes de firmar ningún contrato de préstamo es asegurarse de leer completamente y entender a la perfección todas las condiciones del contrato de préstamo que se nos ofrece. En el caso de que quede alguna duda en el aire no hay que dudar en contactar a través de teléfono o correo electrónico con la compañía de crédito para que aclaren todas nuestras dudas.

La mayoría de páginas web en las que se ofrecen préstamos tienen un simulador en el que meter el dinero que precisas y el tiempo en el que quieres devolverlo y , a continuación, se te indicará el dinero que tendrás que pagar cada mes, utilízalo para hacerte una idea de lo que te va a costar.

Utilizar el simulador de préstamos anterior te ayuda a analizar tu situación financiera para saber si realmente puedes permitirte pedir un crédito. En el caso de que el pago de estas cuotas suponga que no llegues a fin de mes es mejor que no solicites dicho préstamo.

En el caso de que precises un crédito rápido intenta investigar si hay otros productos que te ofrezcan mejores condiciones que las de los préstamos personales. Lo ideal sería que preguntases en varias compañías financieras y que expongas tu situación para poder comparar distintos productos de distintas financieras y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Trata siempre de negociar el tipo de interés para tratar de bajarlo y, por último, solicita una copia del contrato de préstamo con toda la documentación vinculada.

Siguiendo estos consejos tan sólo te queda recoger el dinero e invertirlo en lo que estábas pensando.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *