Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Nuevas tendencias en los hábitos de vida saludables

Salir a hacer compras, investigar precios, pararse en escaparates o pasar un día en el centro comercial es algo que se ha convertido en una actividad común para todo ciudadano de a pie.

Esta nueva manera de consumo masivo, instaurada sobretodo en América del Norte y los países desarrollados de Europa, permite poner de una forma directa al consumidor con el vendedor.

El rol de la mujer en este panorama de compra-venta ha sido, y será, de suma importancia. Hasta hace pocos años las estrategias de marketing se centraban única y exclusivamente en ellas, intentando centrarse en ofrecerles lo que en su casa no podían encontrar. Sin embargo, la incorporación de la figura masculina en las tareas diarias han hecho que se haya dado un giro y la oferta no distinga tanto de sexos.

Históricamente, remontándonos a la época burguesa, los ofertantes sabían perfectamente que la mujer era la principal consumista en este tipo de modelos de negocio. Esto hizo que recurrir a los centros comerciales se convirtiera en algo más que un proceso de compra. Además supuso una alternativa de entretenimiento para las clases más elitistas.

Hoy en día lo que podemos llegar a encontrarnos en estos macrocentros es prácticamente ilimitado: desde joyerías hasta tiendas especializadas en nutrición deportiva, pasando por multinacionales de ropa o locales de restauración adaptados a los gustos de cualquier paladar que se preste. Y es que el cuidado personal y el culto al cuerpo ha pasado a ser un atributo diferenciador en una sociedad cada vez más materialista. Ir al gimnasio después de la jornada laboral o entre la jornada partida de oficina se ha convertido en una actividad habitual para los oficinistas y personas sedentarias. El marketing, el fit-food y los hábitos de vida saludables asaltan nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro bolsillo.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario